El fin de una aventura

 

Nunca pensamos que este momento llegaría, el momento de decir Adiós. Jamás imaginamos que tres años pasarían volando de esta forma. Donde los minutos se hicieran insignificantes y las horas solo un soplo mas del viento. Tres años donde todo paso muy rápido. Hoy lo único que queda es despedirnos con la frente en alto, con un abrazo gigante, entrelazados en el interior de nuestra fiel Dora quien nos trajo estoicos y llenos de vida desde el punto más alto del planeta. Lo que comenzó como una conversación de pareja cuatro año atrás en la calidez de nuestro hogar y de nuestros sueños, se vio materializada hoy, el día que cerramos De Alaska a Patagonia.

La ruta se ha completado, el sueño se ha cumplido, las vivencias han quedado y remataremos y con la frase que siempre fue nuestra premisa, derrotero y norte de viaje: “El mundo esta lleno de gente buena”. Dejamos cientos de caminos, miles de pueblos, millares de anécdotas, muchos amigos y una historia poderosa y llena de vivencias para el resto de nuestra vida.

Junto a la sonrisa de mi mujer miramos el camino trazado y sólo quedan bonanzas, fuimos los protagonistas de nuestra propia aventura, a pulso la tejimos y con determinación y amor la completamos. Nos despedimos con un nudo en la garganta, felices y extasiados. La naturaleza, los animales, y las personas son una belleza. La vida es demasiado corta para desperdiciarla en tonteras.

Los sueños son la inspiración y el mundo está a la espera. Agradecemos a todas las personas que en esta ruta nos abrieron su casa, su garaje, su patio y su alma, a todas aquellas familias que nos demostraron que el corazón es más poderoso que la razón. Agradecemos a la gente que creyó en nosotros, a los cientos de personas como ustedes que nos han seguido, a los que nos han brindado una mano con las panas, a sus comentarios de buena fe. Se cierra un ciclo y comienza otro.

Retomaremos nuestra vida para juntar dinero y volver a la ruta, a cumplir otro sueño y a estar siempre dispuestos a conocer más gente y más historias. La única enseñanza que nos queda es que ser feliz es una decisión, uno es el protagonista de su vida y es necesario estrujarla para sacar lo mejor que tiene: La alegría de compartir. Muchas gracias De Alaska a Patagonia.

IMG_9567 IMG_9591 IMG_9593 IMG_9736